¿Está tu red corporativa preparada para ofrecer un entorno rápido y seguro a tus empleados?
 
¿Están seguros los activos críticos de tu empresa?

 
Para implantar el teletrabajo en tu organización y garantizar la seguridad, es necesario contar con una solución que cubra todos los riesgos asociados al acceso remoto de los empleados a la red corporativa.

A continuación, te damos las claves para garantizar un entorno de trabajo en remoto rápido y seguro, así como establecer protocolos y proporcionar a los usuarios la formación adecuada para evitar que esta práctica afecte a los activos críticos de la empresa.
 

¿Con qué elementos debe contar un acceso remoto seguro?

 

  • Cliente VPN IPSEC y SSL. Capacidades de Gateway VPN, tanto para establecer túneles IPSEC como SSL.
  •  

  • Doble factor de autenticación. Un acceso remoto significa abrir una puerta a nuestra empresa. Nunca debería permitirse el acceso sin contar con una autenticación fiable Por ello, además de usar su usuario y contraseña, cabe añadir al proceso de autenticación un segundo factor a través de un token físico o una app que confirme la identidad de los usuarios.
  •  

  • Protección de Contenidos. El acceso remoto de nuestros empleados debe ser analizado frente a amenazas, malware, etc. tanto si se realiza desde un dispositivo móvil como si es desde un Gateway VPN o incluso en la nube. El modelo a seguir dependerá de la necesidad de la empresa y del perfil del usuario. Por ello, es necesario, establecer y aplicar las mismas políticas de navegación y de seguridad que cuando el empleado se encuentra en la oficina.
  •  

  • Endpoint avanzado. Permite una visibilidad completa de qué se está ejecutando y permite poder actuar de forma automática en caso de tener un problema.
  •  

  • Cifrado. Toda la información que circule por la red corporativa y que sea crítica para el negocio debe ser cifrada. Se aconseja disponer de una solución que permita cifrar e inspeccionar todas las comunicaciones con los mecanismos más seguros del momento.
  •  

  • Inspección SSL y L7. Aunque el trabajador esté fuera de la oficina, sus datos y conexiones son tan importantes como si estuvieran en el centro de datos de la empresa. Por ese motivo es importante que todo el tráfico pueda ser inspeccionado (incluso el HTTPs) y aplicar un Sistema de Prevención de Intrusos (IPS), control de aplicaciones y antivirus a todo el tráfico. Además, ese control debe realizarse antes de que los datos entren en la red corporativa para evitar la entrada de malware.
  •  

  • Escalabilidad. Cualquier solución de teletrabajo debe ser capaz de crecer según aumentan las necesidades de teletrabajo de la empresa.
  •  
    En INSTEL le ayudamos a implantar el teletrabajo en su organización, garantizando la seguridad de su red. Por ello, trabajamos con los fabricantes líderes en seguridad como FORTINET.

     

    Contacta con INSTEL y descubre toda la potencialidad del acceso remoto con FORTINET.